Protección de juntas de soldadura de tuberías

Una forma precisa de proteger las juntas de soldadura de sus tuberías en el campo

Es inevitable que las tuberías se enfrenten a la corrosión y el daño. Para reducir los costes de mantenimiento y evitar un reemplazo, es vital un recubrimiento protector duradero. Dicho recubrimiento suele aplicarlo directamente el fabricante de las tuberías o en una planta de recubrimiento exclusiva, pero los extremos de las tuberías deben permanecer sin recubrir hasta que se suelden entre sí in situ. Esto deja a los extremos de las tuberías especialmente vulnerables a la corrosión si no se aplica el recubrimiento correcto tras la soldadura. Sulzer ha desarrollado un sistema de aplicación basado en cartuchos para garantizar una solución precisa y rápida para este reto.

Fig. 1 Preparación de acero de una junta de campo para soldadura.

Sacamos el error de la mezcla

Cuando la superficie de acero del extremo de una tubería está preparada y se completa la soldadura (Fig. 1) la tubería está lista para recubrirse. El mismo recubrimiento es un líquido anticorrosivo de dos componentes, que ofrece la protección más sólida para sus operaciones. Aunque tradicionalmente se ha mezclado este recubrimiento manualmente, una mezcla manual puede crear resultados decepcionantes. Como en cualquier proceso manual, es inevitable un error humano y preparar las proporciones incorrectas o una mezcla insuficiente puede afectar drásticamente a la funcionalidad de un recubrimiento. Por eso el sistema de dos cartuchos de Sulzer ofrece la perfecta solución (Fig. 2).

Fig. 2 Vista general del sistema de mezcla basado en cartuchos.
Nuestro cartucho de plástico (Fig. 3) se llena previamente con el recubrimiento de dos componentes. Las dimensiones del cilindro cumplen los requisitos de proporción de la mezcla a la perfección, gracias a una elevada precisión de la medición. El recubrimiento, sellado directamente tras el proceso de rellenado por pistones con ventilación de aire, está protegido de la contaminación externa hasta que se aplica directamente. Para aumentar el flujo de los dos componentes y mantener una temperatura constante, también se pueden precalentar los cartuchos hasta 55 °C. Esto garantiza un proceso de recubrimiento constante y confiable.
Fig. 3: Cartucho con pistones, tapón esférico y tuerca de retención.

Una aplicación para un flujo preciso y constante

Otro desafío que presenta la aplicación manual es el uso de rodillos y cepillos para recubrir las tuberías. Esto deja la posibilidad de áreas expuestas y una protección incompleta, lo que solo puede conllevar un aumento del mantenimiento en el futuro. Algunos eligen eliminar esta posibilidad con el uso de un dispositivo de pulverización de alta presión con múltiples componentes. Sin embargo, un dispositivo así aporta más dificultades que superar. El exceso de pulverización provoca un desperdicio de material de recubrimiento, por no hablar del impacto dañino que ese líquido tiene en el entorno. La presión ejercida deja tras de sí una operación de limpieza de mucho trabajo.

El exceso de pulverización en los extremos de las tuberías provoca un desperdicio de material de recubrimiento, que puede introducirse en el medio ambiente. Nuestro sistema de cartucho doble utiliza la cantidad exacta.
La punta del pulverizador de nuestra aplicación atomiza el recubrimiento mezclado en los cartuchos, creando un cono de pulverización definido. Tras conectar el dispensador neumático a un compresor de aire con el tamaño adecuado, el sistema está listo para usarse (Figura 6). El dispensador permite a los equipos cambiar el caudal del material y el índice de atomización del aire por separado. Ambos son infinitamente variables, hasta durante la aplicación. Esto produce un exceso de pulverización mínimo y capas más gruesas con una sola fase de recubrimiento. Ahora múltiples opciones de mezclado permiten aplicar recubrimientos en zonas que antes eran difíciles de alcanzar.
Fig. 4 Aplicación basada en cartuchos de un recubrimiento de juntas de campo por soldadura.

Un proceso con el que pueden trabajar sus equipos

Debido a la exposición a materiales peligrosos durante la mezcla manual y la cadena de dispositivos de pulverización de alta presión, necesitamos un nuevo proceso más sencillo. En Sulzer hemos diseñado una solución que elimina ambos peligros. A diferencia de los dispositivos de alta presión pesados o una amplia gama de materiales, nuestro dispensador es fácil de usar y requiere poca formación. Se pueden volver a sellar los cartuchos para volver a usar el recubrimiento restante en aplicaciones futuras, minimizando el derroche. Sabemos que la soldadura in situ deja a los extremos de tuberías sin protección frente a la suciedad, el viento y la lluvia. Nuestra aplicación puede usarse sin importar las condiciones y cumple su función rápidamente.

Esta flexibilidad excepcional y un rendimiento confiable convierten a nuestro sistema basado en cartuchos en una solución nueva y emocionante para recubrir sus juntas de soldadura de campo.

¿Cómo podemos ayudarle?

Póngase en contacto con nuestros expertos para encontrar la mejor solución.